Las técnicas de preservación de la fertilidad ofrecen a las mujeres la posibilidad de posponer la maternidad mediante el uso de procedimientos médicos y de laboratorio

El ritmo de vida actual, la situación personal y profesional, al igual que el futuro en pareja de las mujeres, hacen de la preservación de la fertilidad sin indicación médica, un tema actual con aumento de demanda informativa en los centros de reproducción asistida.

  • Pacientes con riesgo de pérdida de la función ovárica: pacientes diagnosticadas de cáncer que van a recibir tratamiento con quimio o radioterapia, enfermedades autoinmunes que precisen quimioterapia, trasplantes de médula ósea o mujeres con riesgo de cirugía ovárica repetida, como la endometriosis.
  • Sin indicación médica o por causas sociales: Mujeres que deciden postergar su maternidad por diversas razones o porque sus circunstancias económicas o laborales se lo exigen.

TÉCNICAS DE PRESERVACIÓN DE LA FERTILIDAD

Los procesos por los que las pacientes deciden preservar fertilidad se pueden dividir en aquellos que implican una indicación médica (pacientes oncológicas, enfermedades autoinmunes, tratamientos que contraindican el embarazo, pacientes sometidas a cirugías radicales etc.) frente a los motivos sociales o sin indicación médica (vida laboral, decisión de la paciente, etc.).

Vetrificación de los óvulos

La vitrificación de ovocitos permite que los óvulos maduros conseguidos tras la estimulación ovárica sean criopreservados para usarlos posteriormente cuando la paciente decida con el mismo pronóstico que se tenía en el momento de ser vitrificados. Debido a la ausencia de formación de cristales de hielo, las tasas de supervivencia de los ovocitos son elevadas, permitiendo retrasar la maternidad con garantías razonables.

Congelación de la corteza ovárica

La criopreservación de corteza ovárica es otra técnica de preservación de la fertilidad, mediante la cual ya se han conseguido diversos nacimientos a nivel mundial. Esta técnica permitiría restablecer la función ovárica, con lo que incluso se podrían conseguir gestaciones espontáneas y además, al tener niveles hormonales normales, se evitarían los efectos secundarios propios de una menopausia precoz (osteoporosis, sofocos, riesgo cardiovascular).

La preservación se puede aplicar en:

  • Pacientes oncológicas que vayan a recibir quimioterapia o radioterapia o en cualquier otra circunstancia que así lo recomiende.
  • Método de elección en niñas antes de la pubertad aunque también se realiza en mujeres adultas, pudiéndose compatibilizar además con la vitrificación de ovocitos si se dispone de tiempo para llevar a cabo ambas técnicas.
    Pacientes con cáncer en que se requieren un inicio inmediato de quimioterapia, sin posibilidad de esperar al proceso de estimulación ovárica, o en casos en lo que dicha estimulación esté contraindicada.